lunes, 27 de febrero de 2017

NOAA: La temporada de huracanes por encima de la media en el Atlántico, el Pacífico Oriental y Central

Las estaciones de huracanes del Atlántico, Pacífico oriental y Pacífico central de 2016, que finalizaron el 30 de noviembre, estaban por encima de lo normal, según la Administración Nacional de Oceanografía y Atmósfera (NOAA) de los Estados Unidos.

Para el Atlántico, esta fue la primera temporada por encima de lo normal desde 2012. El Atlántico vio 15 tormentas tropicales nombradas durante 2016, incluyendo 7 huracanes (velocidades del viento de más de 119 km / h). Tres de éstos (Gaston, Matthew y Nicole) fueron huracanes importantes de la categoría 3 o superior (velocidades del viento de por lo menos 178 km/ h).

00_huracanes2016_1La tormenta tropical más fuerte y duradera de la temporada fue Matthew, que alcanzó  vientos superficiales máximos sostenidos de  257 km/h y duró como un huracán importante durante ocho días del 30 de septiembre al 7 de octubre. Matthew fue el huracán de categoría 5 en la cuenca del Atlántico desde Félix en 2007.

Matthew se intensificó en un huracán importante el 30 de septiembre sobre el Mar Caribe, convirtiéndolo en el primer huracán importante en esa región desde Poloma en 2008. Lego a tierra como un huracán de categoría 4 en Haití, Cuba y las Bahamas, causando daños extensos y pérdidas de vidas. A continuación, llegó a tierra el 8 de octubre como un huracán de categoría 1 en los Estados Unidos cerca de McClellanville, Carolina del Sur.

La temporada de huracanes dura oficialmente del 1 de junio al 30 de noviembre de 2016. Sin embargo, el huracán Alex se desarrolló en las Azores centrales como un raro ciclón tropical de enero. El huracán Otto llegó a tierra firme en Nicaragua muy tarde en la temporada del 24 de noviembre y luego salió al Pacífico como una tormenta tropical.

El número promedio de tormentas tropicales durante el período de referencia promedio de 1981-2010 es de 12,1; el número promedio de huracanes es de 6,4; y el número de huracanes mayores es de 2,7, según NOAA.

La cuenca del huracán del Pacífico oriental, que cubre el este del Océano Pacífico al este de 140 º Oeste, produjo 20 tormentas tropicales nombradas durante 2016, por encima del promedio a largo plazo de 16.5. Esto incluyó 10 huracanes de los cuales 4 se convirtieron en grandes huracanes. De julio a septiembre fue el período más activo de tres meses registrado en esta cuenca.

La cuenca del huracán del Pacífico central cubre el Océano Pacífico al oeste de 140º grados Oeste a la Línea Internacional de Cambio de Fecha. Esta cuenca vio siete ciclones tropicales (incluye depresiones tropicales y tormentas nombradas) durante 2016. Los siete se convirtieron en tormentas nombradas, e incluyeron tres huracanes de los cuales dos eran huracanes importantes.

El Comité de Huracanes de la Asociación Regional IV de la OMM hará una revisión completa del 2016 en su reunión anual en marzo de 2017. El Centro Nacional de Huracanes de los Estados Unidos actúa como el Centro Meteorológico Regional Especializado de la OMM.

Créditos de las imágenes NOAA.

Fuente: OMM

miércoles, 26 de febrero de 2014

Los parques eólicos marinos pueden vencer a los huracanes


Las turbinas eólicas situadas en el océano para generar electricidad pueden tener otra gran ventaja aparte de producir energía renovable: el debilitamiento de los huracanes antes de que las tormentas toquen tierra.

Una nueva investigación de la Universidad de Delaware y la Universidad de Stanford muestra que un ejército de turbinas eólicas en el mar podría reducir la velocidad de los vientos huracanados, la altura de las olas y las mareas de tempestad que causan las inundaciones.

Los hallazgos, publicados en línea esta semana en Nature Climate Change, demuestran por primera vez que los aerogeneradores pueden amortiguar el daño a las ciudades costeras por causa de los huracanes.

"Las pequeñas turbinas pueden luchar contra la bestia", dijo la coautora del estudio, Cristina Archer, profesora asociada en la Universidad de Delaware.

Archer y Mark Jacobson, de la Universidad de Stanford, calcularon previamente el potencial global de la energía eólica, teniendo en cuenta que a medida que las turbinas generan electricidad, también están desviando un poco de energía de la atmósfera. Encontraron que hay más que suficiente viento para mantener la demanda de energía en todo el mundo con un efecto insignificante en el clima global .

En el nuevo estudio, los investigadores se fijaron más de cerca en cómo la extracción de viento de las turbinas podría afectar a los huracanes. A diferencia de los patrones climáticos normales que conforman el clima global en el largo plazo, los huracanes son eventos inusuales y aislados que se comportan de manera muy diferente. Por lo tanto, los autores plantearon la hipótesis de que un huracán podría verse más afectado por los aerogeneradores que los vientos normales.

"Los huracanes son un animal diferente", dijo Archer. Utilizando su modelo meteorológico sofisticado, los investigadores simularon los huracanes Katrina, Isaac y Sandy para examinar qué pasaría si grandes parques eólicos con decenas de miles de turbinas hubieran estado en los caminos de las tormentas.

Encontraron que, mientras el huracán se acercaba, el parque eólico eliminaría la energía de la orilla de la tormenta y frenaría los vientos que se mueven rápidamente. Las velocidades del viento más bajas en el perímetro del huracán se propagarían gradualmente hacia el interior hacia el ojo de la tormenta. "Hay una retroalimentación en el huracán que es realmente fascinante de examinar ", dijo Archer.

Las reducciones más altas de la velocidad del viento fueron de hasta 87 kilómetros por hora durante el huracán Sandy y 92 kilómetros por hora durante el huracán Katrina.

De acuerdo con el modelo de la computadora, los vientos reducidos harían bajar la altura de las olas del mar, asi como de los vientos que empujan el agua hacia la costa a modo de mareas de tempestad . El parque eólico redujo la marejada - una de las principales causas de las inundaciones del huracán - hasta en un 34 por ciento para el huracán Sandy y un 79 por ciento para el huracán Katrina.

Aunque los parques eólicos no disipan por completo un huracán, los vientos más suaves también impedirían que las turbinas se dañen. Las turbinas están diseñadas para mantenerse girando a una determinada velocidad del viento, por encima del cual las cuchillas se bloquean y la pluma entra en una posición de protección . El estudio mostró que los parques eólicos frenarían la velocidad del viento, por lo que no iban a llegar a ese umbral.

El estudio sugiere que los parques eólicos marinos podrían servir a dos propósitos importantes : evitar daños importantes en las ciudades durante los huracanes y producir energía limpia durante todo el año en condiciones normales. Esto hace de los parques eólicos en alta mar una medida de protección alternativa a los diques, que sólo sirven a un propósito y no generan energía.

domingo, 3 de noviembre de 2013

¿Qué es un huracán?

¿Qué es un huracán?

El huracán es el más severo de los fenómenos meteorológicos conocidos como ciclones tropicales. Estos son sistemas de baja presión con actividad lluviosa y eléctrica cuyos vientos rotan antihorariamente (= en contra de las manecillas del reloj) en el hemisferio Norte. Un ciclón tropical con vientos menores o iguales a 62 km/h es llamado depresión tropical. Cuando los vientos alcanzan velocidades de 63 a 117 km/h se llama tormenta tropical y, al exceder los 118 km/h, la tormenta tropical se convierte en huracán.
  • DEPRESIÓN TROPICAL: ciclón tropical en el que el viento medio máximo a nivel de la superficie del mar (velocidad promedio en un minuto) es de 62 km/h o inferior.
  • TORMENTA TROPICAL: ciclón tropical bien organizado de núcleo caliente en el que el viento promedio máximo a nivel de la superficie del mar (velocidad promedio en un minuto) es de 63 a 117 km/h.
  • HURACÁN: ciclón tropical de núcleo caliente en el que el viento máximo promedio a nivel del mar (velocidad promedio en un minuto) es de 118 km/h o superior.
Una de las diferencias principales entre los tres tipos de ciclones tropicales es su organización. La depresión tropical agrupa nubosidad y lluvia pero las bandas espirales no están bien delimitadas. La tormenta tropical es un sistema atmosférico con una mejor estructura, con bandas espiraladas convergentes hacia el centro del sistema. El huracán por su parte es un sistema totalmente organizado en toda la troposfera con bandas espiraladas de lluvia bien delimitadas.

La palabra "huracán" deriva del vocablo Maya "hurakan", nombre de un Dios creador, quien, según los mayas, esparció su aliento a través de las caóticas aguas del inicio, creando, por tal motivo, la tierra.

La Temporada de Huracanes en la Cuenca del Atlántico comienza el 1 de junio y termina el 30 de noviembre. La Cuenca del Atlántico comprende el Mar Caribe, el Golfo de México y el Océano Atlántico. (Ver Ciclones Tropicales fuera de temporada)

El huracán produce dos tipos de efectos desde el punto de vista técnico: el efecto directo es cuando una región específica es afectada por vientos, lluvia y marejada generados por el huracán; el efecto indirecto, incluye únicamente uno o dos de los anteriores efectos.

El efecto de un huracán puede ser devastador. Estas imágenes ilustran la total destrucción del complejo de apartamentos Richeliue (Florida, EEUU) tras el paso del huracán Camille en 1969.

La escala Saffir-Simpson define y clasifica la categoría de un huracán en función de la velocidad de los vientos del mismo. La categoría 1 es la menos intensa (vientos de 119 a 153 km/h); la categoría 5 es la más intensa (vientos mayores que 250 km/h). La categoría de un huracán no está relacionada necesariamente con los daños que ocasiona. Los huracanes categorías 1 ó 2 pueden causar efectos severos dependiendo de los fenómenos atmosféricos que interactúen con ellos, el tipo de región afectada y la velocidad de desplazamiento del huracán. Los huracanes de categoría 3,4, o 5 son considerados como severos.

Escala Saffir-Simpson
Categoría    Rango de velocidad de los vientos (kilómetros por hora)
1                   119 - 153 km/h
2                   154 - 177 km/h
3                   178 - 209 km/h
4                   210 - 250 km/h
5                   mayor que 250 km/h

Tomado de: www.jmarcano.com

sábado, 21 de septiembre de 2013

Huracanes Ingrid y Manuel dejan más de un centenar de muertos

Unas 68 personas permanecen desaparecidas y más de 50 000 se mantienen refugiadas en albergues

El número de víctimas mortales por el paso de los huracanes Manuel e Ingrid que azotaron el sur de México se elevó a 101, mientras que otras 68 personas permanecen desaparecidas, informó este sábado el secretario de Gobernación mexicano, Miguel Ángel Osorio Chongo.

Según reporta Telesur, unas 58 000 personas aún se mantienen refugiadas en albergues, en 371 municipios de los 24 estados que se vieron afectados por el temporal.

Soldados mexicanos buscaban el viernes en medio de toneladas de lodo y tierra a las víctimas de deslaves, y también intentaban dar con el paradero de un helicóptero de la Policía Federal desaparecido mientras realizaba labores de asistencia en la costa mexicana del Pacífico, fuertemente afectada por las inundaciones y huracanes.

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, que se encuentra actualmente en Guerrero, canceló su viaje a Nueva York (Estados Unidos) y no asistirá a la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), a causa del estado de emergencia que vive el país.

La Comisión Federal de Electricidad (CFE) confirmó el restablecimiento del suministro eléctrico en el 95 por ciento de las zonas golpeadas por Ingrid y Manuel, que afectaron a un total de 570 300 clientes en diez estados del país, principalmente Veracruz, Tamaulipas, Puebla, San Luis Potosí y Nuevo León.