miércoles, 26 de febrero de 2014

Los parques eólicos marinos pueden vencer a los huracanes


Las turbinas eólicas situadas en el océano para generar electricidad pueden tener otra gran ventaja aparte de producir energía renovable: el debilitamiento de los huracanes antes de que las tormentas toquen tierra.

Una nueva investigación de la Universidad de Delaware y la Universidad de Stanford muestra que un ejército de turbinas eólicas en el mar podría reducir la velocidad de los vientos huracanados, la altura de las olas y las mareas de tempestad que causan las inundaciones.

Los hallazgos, publicados en línea esta semana en Nature Climate Change, demuestran por primera vez que los aerogeneradores pueden amortiguar el daño a las ciudades costeras por causa de los huracanes.

"Las pequeñas turbinas pueden luchar contra la bestia", dijo la coautora del estudio, Cristina Archer, profesora asociada en la Universidad de Delaware.

Archer y Mark Jacobson, de la Universidad de Stanford, calcularon previamente el potencial global de la energía eólica, teniendo en cuenta que a medida que las turbinas generan electricidad, también están desviando un poco de energía de la atmósfera. Encontraron que hay más que suficiente viento para mantener la demanda de energía en todo el mundo con un efecto insignificante en el clima global .

En el nuevo estudio, los investigadores se fijaron más de cerca en cómo la extracción de viento de las turbinas podría afectar a los huracanes. A diferencia de los patrones climáticos normales que conforman el clima global en el largo plazo, los huracanes son eventos inusuales y aislados que se comportan de manera muy diferente. Por lo tanto, los autores plantearon la hipótesis de que un huracán podría verse más afectado por los aerogeneradores que los vientos normales.

"Los huracanes son un animal diferente", dijo Archer. Utilizando su modelo meteorológico sofisticado, los investigadores simularon los huracanes Katrina, Isaac y Sandy para examinar qué pasaría si grandes parques eólicos con decenas de miles de turbinas hubieran estado en los caminos de las tormentas.

Encontraron que, mientras el huracán se acercaba, el parque eólico eliminaría la energía de la orilla de la tormenta y frenaría los vientos que se mueven rápidamente. Las velocidades del viento más bajas en el perímetro del huracán se propagarían gradualmente hacia el interior hacia el ojo de la tormenta. "Hay una retroalimentación en el huracán que es realmente fascinante de examinar ", dijo Archer.

Las reducciones más altas de la velocidad del viento fueron de hasta 87 kilómetros por hora durante el huracán Sandy y 92 kilómetros por hora durante el huracán Katrina.

De acuerdo con el modelo de la computadora, los vientos reducidos harían bajar la altura de las olas del mar, asi como de los vientos que empujan el agua hacia la costa a modo de mareas de tempestad . El parque eólico redujo la marejada - una de las principales causas de las inundaciones del huracán - hasta en un 34 por ciento para el huracán Sandy y un 79 por ciento para el huracán Katrina.

Aunque los parques eólicos no disipan por completo un huracán, los vientos más suaves también impedirían que las turbinas se dañen. Las turbinas están diseñadas para mantenerse girando a una determinada velocidad del viento, por encima del cual las cuchillas se bloquean y la pluma entra en una posición de protección . El estudio mostró que los parques eólicos frenarían la velocidad del viento, por lo que no iban a llegar a ese umbral.

El estudio sugiere que los parques eólicos marinos podrían servir a dos propósitos importantes : evitar daños importantes en las ciudades durante los huracanes y producir energía limpia durante todo el año en condiciones normales. Esto hace de los parques eólicos en alta mar una medida de protección alternativa a los diques, que sólo sirven a un propósito y no generan energía.

domingo, 3 de noviembre de 2013

¿Qué es un huracán?

¿Qué es un huracán?

El huracán es el más severo de los fenómenos meteorológicos conocidos como ciclones tropicales. Estos son sistemas de baja presión con actividad lluviosa y eléctrica cuyos vientos rotan antihorariamente (= en contra de las manecillas del reloj) en el hemisferio Norte. Un ciclón tropical con vientos menores o iguales a 62 km/h es llamado depresión tropical. Cuando los vientos alcanzan velocidades de 63 a 117 km/h se llama tormenta tropical y, al exceder los 118 km/h, la tormenta tropical se convierte en huracán.
  • DEPRESIÓN TROPICAL: ciclón tropical en el que el viento medio máximo a nivel de la superficie del mar (velocidad promedio en un minuto) es de 62 km/h o inferior.
  • TORMENTA TROPICAL: ciclón tropical bien organizado de núcleo caliente en el que el viento promedio máximo a nivel de la superficie del mar (velocidad promedio en un minuto) es de 63 a 117 km/h.
  • HURACÁN: ciclón tropical de núcleo caliente en el que el viento máximo promedio a nivel del mar (velocidad promedio en un minuto) es de 118 km/h o superior.
Una de las diferencias principales entre los tres tipos de ciclones tropicales es su organización. La depresión tropical agrupa nubosidad y lluvia pero las bandas espirales no están bien delimitadas. La tormenta tropical es un sistema atmosférico con una mejor estructura, con bandas espiraladas convergentes hacia el centro del sistema. El huracán por su parte es un sistema totalmente organizado en toda la troposfera con bandas espiraladas de lluvia bien delimitadas.

La palabra "huracán" deriva del vocablo Maya "hurakan", nombre de un Dios creador, quien, según los mayas, esparció su aliento a través de las caóticas aguas del inicio, creando, por tal motivo, la tierra.

La Temporada de Huracanes en la Cuenca del Atlántico comienza el 1 de junio y termina el 30 de noviembre. La Cuenca del Atlántico comprende el Mar Caribe, el Golfo de México y el Océano Atlántico. (Ver Ciclones Tropicales fuera de temporada)

El huracán produce dos tipos de efectos desde el punto de vista técnico: el efecto directo es cuando una región específica es afectada por vientos, lluvia y marejada generados por el huracán; el efecto indirecto, incluye únicamente uno o dos de los anteriores efectos.

El efecto de un huracán puede ser devastador. Estas imágenes ilustran la total destrucción del complejo de apartamentos Richeliue (Florida, EEUU) tras el paso del huracán Camille en 1969.

La escala Saffir-Simpson define y clasifica la categoría de un huracán en función de la velocidad de los vientos del mismo. La categoría 1 es la menos intensa (vientos de 119 a 153 km/h); la categoría 5 es la más intensa (vientos mayores que 250 km/h). La categoría de un huracán no está relacionada necesariamente con los daños que ocasiona. Los huracanes categorías 1 ó 2 pueden causar efectos severos dependiendo de los fenómenos atmosféricos que interactúen con ellos, el tipo de región afectada y la velocidad de desplazamiento del huracán. Los huracanes de categoría 3,4, o 5 son considerados como severos.

Escala Saffir-Simpson
Categoría    Rango de velocidad de los vientos (kilómetros por hora)
1                   119 - 153 km/h
2                   154 - 177 km/h
3                   178 - 209 km/h
4                   210 - 250 km/h
5                   mayor que 250 km/h

Tomado de: www.jmarcano.com

sábado, 21 de septiembre de 2013

Huracanes Ingrid y Manuel dejan más de un centenar de muertos

Unas 68 personas permanecen desaparecidas y más de 50 000 se mantienen refugiadas en albergues

El número de víctimas mortales por el paso de los huracanes Manuel e Ingrid que azotaron el sur de México se elevó a 101, mientras que otras 68 personas permanecen desaparecidas, informó este sábado el secretario de Gobernación mexicano, Miguel Ángel Osorio Chongo.

Según reporta Telesur, unas 58 000 personas aún se mantienen refugiadas en albergues, en 371 municipios de los 24 estados que se vieron afectados por el temporal.

Soldados mexicanos buscaban el viernes en medio de toneladas de lodo y tierra a las víctimas de deslaves, y también intentaban dar con el paradero de un helicóptero de la Policía Federal desaparecido mientras realizaba labores de asistencia en la costa mexicana del Pacífico, fuertemente afectada por las inundaciones y huracanes.

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, que se encuentra actualmente en Guerrero, canceló su viaje a Nueva York (Estados Unidos) y no asistirá a la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), a causa del estado de emergencia que vive el país.

La Comisión Federal de Electricidad (CFE) confirmó el restablecimiento del suministro eléctrico en el 95 por ciento de las zonas golpeadas por Ingrid y Manuel, que afectaron a un total de 570 300 clientes en diez estados del país, principalmente Veracruz, Tamaulipas, Puebla, San Luis Potosí y Nuevo León.

La recuperación tras huracanes será costosa: Segob

(informador.com.mx)

En Acapulco, que son 58 mil 531 personas las que fueron evacuadas de sus casas, de las cuales 43 mil se ubicaron en alguno de los 554 albergues

CIUDAD DE MÉXICO (21/SEP/2013).- Las tormentas generadas en los últimos días por ''Ingrid'' y ''Manuel'' afectaron a 24 estados del país, con un saldo de 101 víctimas fatales y 68 desaparecidos, de acuerdo con el balance dado a conocer este viernes por el gobierno federal.

En el marco de la reunión de evaluación que encabezó el presidente Enrique Pena Nieto en la Base Naval de Acapulco, se informó que son 58 mil 531 personas las que fueron evacuadas de sus casas, de las cuales 43 mil se ubicaron en alguno de los 554 albergues que se distribuyen en las entidades afectadas.

El titular de la Secretaría de Gobernación (Segob), Miguel Ángel Osorio Chong, afirmó que las lluvias continuarán al menos por un mes o dos más, por lo que el gobierno federal monitoreará la situación para prevenir a los ciudadanos.

El funcionario federal detalló que se cuenta con 927 centros de acopio en todo el país y la ayuda ha comenzado a ser distribuida.
A Guerrero, aseguró, han llegado 662 toneladas de apoyo.

Además, se informó que el próximo domingo el aeropuerto internacional de Acapulco quedará listo para su operación y que entre Guerrero, Oaxaca, Michoacán, Chiapas, Veracruz y Sinaloa hay 72 carreteras dañadas.

La Pintada está de luto, ya sólo buscan cuerpos

A las 15:40 del 16 de septiembre se escuchó la tierra rugir. El cerro se partió y en un instante La Pintada, dejó de existir.

Los pobladores estaban de fiesta vigilaban la creciente del río y no le pusieron atención al cerro más cercano, el que creían el más seguro... se desgajó y en unos segundos sepultó 85% del pueblo.

Han pasado 96 horas desde el accidente. Amanece, conforme pasan las horas comienza a oler a muerte. Sólo un destacamento de 50 soldados, pertenecientes a la 13 Compañía de Infantería, armados de palas y picos mueven la tierra.

Rescatistas de las Fuerzas Federales de la Secretaría de Gobernación advierten que sólo recuperarán cuerpos, que no hay posibilidad de sacar a nadie con vida. No para de llover.

Hace frío. La mayoría de los sobrevivientes ha sido evacuada por el gobierno federal. Algunos se quedaron y han instalado campamentos en las partes altas, a las afueras del pueblo. Los helicópteros han dejado de volar.

Con el paso de los días La Pintada, el segundo pueblo más importante de la zona cafetalera de Atoyac, se ha convertido en pueblo fantasma. Los perros esperan en la puerta el regreso de sus amos. Hay aves de corral, caballos y burros deambulando por las calles.

Desde tierra segura se aprecia el cerro partido en uno de sus costados, que el deslave se dio dos veces, que pareciera un largo llano de color rojo, sólo se ve la torre de la iglesia sobre un montón de barro.

No se ve una sola casa de las 70 que, dicen, había aquí. Apolinar Espinosa narra: “Se escuchó un tronido, luego todo se quedó en silencio. Se escucharon lamentos por unos minutos y luego nada”.

Pasó en unos segundos. En ese momento todo estaba listo para que el pueblo se sentará a comer pozole, allá, en el kiosco.
Familias caminaban por el centro de este pueblo, había gente en las tiendas. Los pobladores habían recibido visitas para festejar el Grito de Independencia, algunos aún dormían. Se les fue la vida en un instante.

Los primeros en llegar en auxilio fueron los vecinos, pero no pudieron hacer nada. Hasta el martes arribaron los primeros rescatistas de las Fuerzas Federales de la Policía Federal, horas después personal del Ejército Mexicano, la 13 Compañía de Infantería de la 27 Región Militar.

La fiesta se volvió tragedia

Pero la ayuda federal para comunidad de La Pintada representa sólo 210 elementos. Aquí, según los vecinos, había 70 familias y las visitas que recibieron para la fiesta, más de 100 personas, todos habrían quedado sepultados.

El centro de La Pintada, la zona comercial, la iglesia, decenas de casas y la clínica fueron sepultadas por el alud.

La Pintada está en silencio. Rescatistas de las Fuerzas Federales de la Policía Federal aceptan: “Ya no habrá labores de salvamento, sólo recuperación de cuerpos”.

La ayuda falta para esta región. La única forma de llegar es a través de un helicóptero en sobrevuelo de 25 minutos desde Acapulco o a pie, con mas de 12 horas de camino.

Desde Acapulco la carretera se corta en Coyuca. Aquí los dos puentes, de casi dos kilómetros de largo, están colapsados. Huele a animales muertos.

Tras cruzar en un pequeño bote un brazo del río se aborda un vehículo que lleva a Atoyac. El transporte público es escaso, hay que subir a pie o en camiones de ayuda.

Son 40 kilómetros hasta Paraíso, pero hay más de 20 deslaves. No deja de llover. Desde el útimo corte hay que caminar tres horas a un Paraíso que está destrozado.

Francisco Gómez, su esposa Gloria y su hija Magaly ofrecen comida caliente a tres periodistas.

Llueve con fuerza. El siguiente tramo es de otras tres horas, por brechas y carretera rota. El Ejército con equipo pesado no puede llegar. La Pintada, de la Costa Grande ha desaparecido.

sábado, 31 de agosto de 2013

Nueva Orleans aún recuerda el huracán Katrina, uno de los más letales de EEUU

Este jueves se cumplieron ocho años de que el huracán Katrina, de categoría 5, azotara la costa sureste de Estados Unidos para convertirse en el más costoso y uno de los más letales en la historia de este país
 
Aunque Katrina se desató días antes, lo peor llegó un 29 de agosto cuando tocó tierra a las puertas de Nueva Orleans.
 
Se estima que Katrina causó daños materiales por 75 mil millones de dólares, la muerte a mil 836 personas y la evacuación de más de un millón.  

La devastación de Nueva Orleans se produjo cuando los diques y canales que surcan toda la ciudad no soportaron la fuerza del agua que venía del lago Pontchartrain. 
 
En las horas posteriores al desastre, los equipos de rescate no se daban abasto para localizar y poner a salvo a cientos de personas que pedían ayuda desde los tejados de sus casas, aisladas en medio de la catástrofe.
 
En septiembre del 2005, el 85 por ciento de la ciudad estaba bajo el agua y durante muchos tiempo estuvo inhabitable.
 
La mayoría de los habitantes de Nueva Orleans tuvieron que ser evacuados. Muchos de ellos resistieron dias en el estadio deportivo del Superdome con la ciudad completamente inundada.
 
El fallo de las protecciones de Nueva Orleans es considerado como el mayor desastre de ingeniería civil de la historia de Estados Unidos.
 
Los daños y amenazas ambientales en la salud pública fueron los efectos más duraderos y peligrosos del huracán Katrina.  

El agua contaminada que desbordó las zonas residenciales causó efectos en la salud a largo plazo en los seres humanos, animales y otros habitantes de la zona. 
 
Como consecuencia de los importantes daños económicos, materiales y personales dejados a lo largo de la costa del golfo, el nombre Katrina fue oficialmente retirado de la nómina por la Organización Meteorológica Mundial a petición del gobierno de Estados Unidos.